viernes, 27 de febrero de 2009

LO QUE LA MENTE DEL HOMBRE PUEDE CONCEBIR Y PUEDE CREER, LO PUEDE LOGRAR...

(NAPOLEÓN HILL 1883-1970 - Entrevistador de grandes triunfadores).

Su cita más famosa es: "Lo que la mente del hombre puede concebir y puede creer, lo puede lograr"

Napoleón Hill nació pobre en 1883 en Virginia. Cuando tenía 10 años, su madre se murió y él se volvió un niño rebelde y odioso. Dos años después su padre volvió a casarse. Cuando Napoleón se encontró a su madrastra, ellos le dijeron: - "Napoleón es el hombre más perverso que usted se podrá encontrar..."

Ella puso sus manos en sus hombros y dijo:

- Él no es un muchacho soez. Él es quizás el muchacho más inteligente en el mundo, pero simplemente no sabe qué hacer con su inteligencia. Esas palabras tuvieron un impacto grande en la vida del niño.

Fue un hombre increíble. Luchando contra toda clase de grandes desventajas y presiones, dedicó más de 25 años de su vida a entrevistar a los grandes triunfadores y a investigar sus carreras.

¿Su meta? Aislar y definir las razones por las cuales tantos fracasan y tan pocos alcanzan el éxito. Entrevistó a 500 millonarios que le revelaron el origen de su riqueza. Thomas Edison, Alexander Graham Bell, Henry Ford, Elmer Gates, Charles M. Schwab, Theodore Roosevelt, William Wrigley Jr., John Wanamaker, WIlliam Jennings Bryan, George Eastman, Woodrow Wilson, William H. Taft, John D. Rockefeller, F.W. Woolworth, Jennings Randolph, entre otros.

El resultado de su trabajo fue una filosofía de 17 principios por los cuales estos hombres adquirían sus riquezas y construían sus imperios comerciales.

Estos principios son:

1. Precisión de objetivos.
2. Genio creador.
3. Una personalidad agradable.
4. Fe aplicada.
5. Recorre un kilómetro más.
6. Trabajo en equipo.
7. Visión creadora.
8. Autodisciplina.
9. Exactitud de pensamiento.
10. Aprender de la derrota.
11. Atención controlada.
12. Iniciativa personal.
13. Entusiasmo.
14. Dedicación de tiempo y dinero.
15. La conservación de una buena salud física y mental.
16. Utilización de la fuerza del hábito cósmico.
17. Una actitud mental positiva.

El trabajo de Napoleón Hill se documentó en una obra de ocho tomos publicada en los años treinta del siglo pasado. Esa obra hoy no está disponible, pero sí existe una versión condensada, publicada en 1937, con el título de Piense y Hágase Rico, que hoy sigue siendo un best-seller.

De él se cuenta que sus padres le pusieron ese nombre con la esperanza de que un tío rico del mismo nombre le dejara al menos una parte de su fortuna. El tío finalmente no le dejó nada pero lo curioso es cómo agradece Hill el que esto hubiera ocurrido. El afirma que: De haber heredado una fortuna no hubiera tenido que luchar para superar el medio de pobreza, ignorancia y superstición en el que me encontraba.

De Napoleón Hill nos quedan sus enseñanzas:

Si piensas que estas vencido, lo estás;
si piensas que no te atreverás, no lo harás;
si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes,
es casi seguro que no lo lograrás.

Si piensas que vas a perder, ya has perdido;
porque en el mundo encontrarás
que el éxito comienza con la voluntad;
todo está en el estado mental.

Muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado
antes de haber su trabajo empezado.

Piensa en grande y tus hechos crecerán,
piensa en pequeño y quedarás atrás,
piensa que puedes y podrás;
todo está en el estado mental.

Si piensas que estás aventajado, lo estás;
tienes que pensar bien para elevarte,
tienes que estar seguro de ti mismo,
antes de ganar un premio.

La batalla de la vida no siempre la gana
el hombre más fuerte o el más ligero,
porque tarde o temprano, el hombre que gana,
es aquel que cree poder hacerlo.

No importa a qué te dedicas, ¡¡lo importante es que conozcas qué quieres lograr con lo que haces!!!

Tus sueños son la fuerza que motiva todas tus acciones; son la razón por la cual te levantas en la mañana y te vas a trabajar; son el combustible que mantiene ágil tu andar, te dan la energía y la disciplina para desarrollar los nuevos hábitos que necesitas adquirir para triunfar.

Desafortunadamente sólo un pequeño número de personas se toman el tiempo para dar este paso y, como resultado, la mayoría de las personas admiten no tener una dirección clara en su vidas; de ahí el circulo sin fin en el que viven.

Revisa tus objetivos a nivel personal, profesional, familiar y no permitas que nada ni nadie entorpezca el plan de acción que te has forjado en la vida.

1 comentario:

Luz Tanai dijo...

Hola,

soy fiel seguidora de Napoleón Hill así que me ha encantado ller más datos sobre su biografía. Es curioso que muchas veces las personas que consiguen más son las que tienen más dificultades.

Estoy siguiendo fielmente el método de Hill y mis experiencias las podéis encontrar en:
http://objetivosermillonario.blogspot.com/

Un abarzo y mucha suerte!
Luz